-BLOG-

Conversación con tu saboteador más dañino

Mi nombre es Antonio y soy un no fumador feliz. Pero esto no siempre fue así. De hecho, solía fumar 30 cigarrillos diarios y no menos de 10 cajetillas a la semana. Probé de todo y cada recaída me demostraba que era imposible escapar de la prisión. Visité a varios terapeutas y conseguí salir de la trampa, sin ansiedad, sin ganar peso, sin echar en falta el cigarrillo y sin sentirme triste ni malhumorado.
¿Cómo?
Déjame contarte…
El hábito del fumar se convierte en algo casi automático y lo controla la parte subconsciente de nuestra mente. Si fuese algo consciente, ya lo habríamos dejado aplicando sólo la lógica, ¿no crees? Después de todo, cualquier fumador sabe que debe dejarlo y que es inútil seguir fumando, pero no lo deja. Es como si otra parte de tu consciencia se hubiera apoderado de ti y te obliga a fumar en contra de tu deseo de dejarlo.
¿Debe ser que tenemos una personalidad adictiva?
No.
Como te digo, se trata de tu subconsciente, y cuando se programa para hacer algo, en este caso fumar, seguirá ejecutando la misma conducta una y otra vez. Y por más voluntad que pongas para dejarlo, peor te lo pone.
De hecho, una de las funciones del subconsciente es protegerte de un peligro. Lo ha hecho durante millones de años, cuando éramos cavernícolas y veíamos un león, el subconscientes encendía las señales de alarma y generaba el miedo para que no hiciésemos nada que pusiese en riesgo nuestra vida.
Y dirás: -ok, entiendo que me proteja de un peligro real como un león, pero… ¿mi mente cree que dejar el tabaco es un peligro también?-
La respuesta es que sí. De hecho, dejar de fumar genera un miedo irracional atroz. Porque el subconsciente ha aprendido erróneamente que si lo dejas, podrás engordar, o no podrás hacer frente a los problemas de la vida, o que la vida no volverá a ser como antes, y te protege para que eso no ocurra.
Toda esta programación se ha instalado en nuestra mente por lo que la sociedad nos ha enseñado y por lo que hemos oído decir a otros fumadores, hasta el punto de que nuestro subconsciente se ha convencido de ello, y como no quiere que te ocurra nada malo, imágina lo que hará…
Exacto!
No te permitirá dejarlo.
A no ser que…
Cambies tu subconsciente.
De otro modo te saboteará en cada intento que hagas por dejarlo.
De hecho, cada vez que le recuerdas que quieres dejar el tabaco te dice algo así:

Tú: -voy a dejar de fumar-
Subconsciente: -¿Dejarlo? Es verdad, se me olvidaba, gracias por recordármelo, porque cuanto más me lo recuerdas, más haré por evitar que te ocurra nada malo. Mi misión es protegerte y haré todo lo posible para que así sea-

El subconsciente controla el 95% de lo que hacemos en la vida, y la consciencia, junto con la voluntad, el 5% restante.
¿Te das cuenta lo importante que es re-programar el subconsciente para acabar con la ansiedad del tabaco?
Mientras siga programado para creer que necesitas fumar, te hará la vida imposible para dejarlo.


Antonio Jesús García

Ex-fumador & Autor de «La Máquina Del Tiempo Para Dejar De Fumar»

Sigue a Antonio:

eLearBrain.com © 2019

Todos Los Derechos Reservados

Política de Privacidad – Acuerdo De Términos Servicio

Cerrar menú